marzo 4, 2024

MENDOZAPISTA

Automovilismo en MENDOZA

«El Tobi» De ser arquero en hockey sobre patines a ganar en el TC.

Probó el nuevo Torino antes de correr y, en su primera carrera, se llevó el triunfo. «Es como tocar el cielo con las manos», le dijo a Olé.

Pudo ser jugador de hockey, pero el amor por los fierros lo hizo volcarse al automovilismo

Desde chico, Martínez se enamaró del mundo motor. Siempre disfrutó las carreras de automovilismo nacional e internacional, dado que comparte la pasión con su viejo, quien lo llevaba al Zonda de San Juan o al Rosendo Hernández de San Luis a ver el TC. En efecto, a los siete años se subió a un karting por primera vez. «Me acuerdo la primera vez: me explicaron cómo aceleraba y cómo frenaba, pero nunca me dijeron cómo tenía que entrar a boxes, así que giré y di vueltas hasta que el karting se quedó sin combustible y se paró en el medio de la pista, porque nunca supe cómo pararlo», recordó -entre risas-.

Luego, siguió su etapa como piloto en la Fórmula Renault, categoría en la que salió campeón, y en 2020 arrancó en el mundo de la ACTC, donde pasó por todos los niveles hasta desembarcar en el TC. Sin embargo, no siempre se le pasó por la cabeza dedicarse al automovilismo, puesto que durante la adolescencia compartió sus horas deportivas con otra actividad típica de su provincia: el hockey sobre patines. «Era arquero. La verdad es que me gustaba, pero no tenía muchos reflejos y casi siempre los tiros terminaban en gol -se ríe-. Los bochazos eran peligrosos, más que el auto incluso. Y así hacía un fin de semana cada deporte, hasta que tuve que decidir y me incliné por los autos. Hoy, de todos modos, lo sigo viendo cada vez que puedo», cerró la charla.

Pasan las horas y Tobías Martínez aún sigue sin caer. De hecho, se lo nota atónito en la charla telefónica con Olé. Es que el sanjuaniano vivió un hecho histórico: se llevó el triunfo en su primera carrera en el Turismo Carretera. Y, para colmo, lo hizo a bordo de un Torino nueva generación. Lo curioso es que terminó de conocer el auto en El Calafate, donde arribó sin saber si iba a poder participar de la primera fecha. Tanto es así que los mecánicos concluyeron con la puesta el punto unos días antes del primer entrenamiento y tuvieron que hacer retoques en pleno circuito, dado que el piloto de 22 años midió la butaca y los pedales directamente en la ciudad santacruceña. «El objetivo era no mandarme ningún moco y sumar experiencia, porque necesitábamos girar el auto. Al ser el Torino nuevo no teníamos ni sensaciones de cómo podía responder durante varias vueltas seguidas. Fue todo nuevo para mí», explicó en la entrevista con este medio.https://imasdk.googleapis.com/js/core/bridge3.624.0_en.html#goog_773242152

-¿Cómo se siente haber ganado una carrera en tu primera experiencia en la categoría reina del automovilismo nacional?

-La verdad es que estoy súper feliz. No solo se trató de mi debut en el TC, sino que lo hice con un auto completamente nuevo. Encima la carrera fue caótica, porque hubo muchos choques y muchas sanciones poscarrera. La intención era terminar, más cuando miraba la grilla y largaba 16° con pilotos con experiencia, como (Jonatan) Castellano o Cristian (Ledesma), alrededor. Lo pienso y es todo haber ganado. Ya haber llegado al TC era un sueño y ni hablar ganar, porque nunca lo había imaginado. Es haber tocado el cielo con las manos, porque ganar es como haber cumplido con toda la escalera de la ACTC: el Pista Mouras, el Mouras, el TC Pista, que son como la primaria y la secundaria, respectivamente, y ahora el TC que es como estar en la facultad. Y todo viene surgiendo bie

-Vos lo dijiste: fue una carrera caótica. El Bochita Ciantini ganó en la pista, después lo sancionaron y el triunfo fue para Chapur y cuando parecía todo terminado, él no pasó la técnica y te quedaste con el triunfo. ¿Cómo y cuándo te avisaron a vos?

-Llegué cuarto y en la técnica me habían dicho que era segundo. Y ya cuando estaba en los boxes con el equipo y me estaba por ir del autódromo me enteré que había ganado. Fui a buscar el trofeo y a abrazar a todo el equipo, que tuvo un sube y baja de emociones (NdeR: el Trotta Racing Team tiene a Marcos Landa, quien no pudo coronar la victoria por el toque de Ciantini a metros de la bandera a cuadros), y a mi familia que me acompañó todo el fin de semana.

-A partir de ahora, ¿cambian los objetivos de la temporada?

-Hay que ser realistas. No teníamos la puesta a punto para estar adelante y estábamos lejos de ganar una carrera por nuestros medios, porque tenemos un auto completamente nuevo y aún en desarrollo. Hay que seguir trabajando para hacer un auto competitivo para pelear lo más arriba posible y para sumar más experiencia, ese roce competitivo. Por suerte tenemos buenas referencias de Marcos (Landa) que anduvo muy bien y podemos tener comparativas para ver en dónde le falta al Torino nuevo. No debo sacar los pies de la tierra y tengo que saber que hay cosas que faltan trabajar.

-Viviste muchas emociones juntas, todavía no terminás de asimilar la victoria y, pese a eso, se te nota centrado en tus metas. ¿Tiene que ver el trabajo que venís haciendo con un psicólogo deportivo hace tiempo?

-Sí, laburo con Pepe Visconti, quien me viene acompañando desde chiquito. Es más que nada un amigo con el que me siento a charlar, por lo que también es mérito suyo la adaptación que tuve al cambio de categoría y de auto. Uno siempre intenta tener la cabeza lo más tranquilo que se pueda y esos momentos me ayudan mucho.Tobías Martínez ganó en El Calafate con su Torino de nueva generación. (Prensa ACTC)Tobías Martínez ganó en El Calafate con su Torino de nueva generación. (Prensa ACTC)

MendozaPista 2020 - Copyright © Todos los derechos reservados. |