julio 30, 2015

MENDOZAPISTA

Automovilismo en MENDOZA

Ese juego de anhelos y traiciones

IMG_20150729_233931
Como diría mi amigo y compañero Negro Spitaleri «se nos cagan de risa en la cara». A mi particularmente me queda la tranquilidad de haber dado a conocer cada irregularidad que se cometió en Femad Mendoza. Y lo bueno es que si buscan podrán encontrar cada afirmación en cada uno de los medios que me desempeño. En el juego de traiciones y anhelos aparecen varias preguntas. ¿A qué se debe tanta intención de resistir al cargo?, ¿Por qué había un negocio personal desde un lugar de privilegio que te da una entidad?, ¿Cual es la razón por la cual desean tan firmemente llegar a manejar la federación?, ¿No deberían irse todos ante la responsabilidad que esto implica?, ¿Por qué no denunciaron antes?, ¿Se olvidaron de la sociedad que mantuvieron algunos de esos miembros para cometer imperdonables ilícitos deportivos?, ¿Nadie se acuerda que algunos llegaron de la mano del hoy casi ex presidente?.
Repito. En el juego de traiciones y anhelos todo podía pasar. Y finalmente pasó. Hay un ciclo que pudo terminar mejor pero por simple orgullo personal no se hizo en su momento y hoy paga las consecuencias del ocaso.
Hay uno que comienza o al menos eso pretende, con un enorme faltante de garantías. Esas que te dan tus ancedentes y las cuales no se compran con nada. Esas que te dan el correcto actuar, más allá de algún error puntual.
Parece ley de vida, pero lo cierto es que nada puede ser perfecto. Y no tiene por qué el automovilismo estar exento de esta regla natural, superficial, pero cargada de realidad.
Esto no lo habrán encontrado antes en ningún medio de los que trabajo, pero posiblemente lo analice en estos días…
Me extendí demasiado en el análisis de la situación y es tiempo de terminar…
Al comunicado adjunto, a mi modo de ver, le faltaría un párrafo con un tono informal (y reconozco cargado de sarcasmo), y diría algo así como: «Adiós Titi. Tus ex socios y varios de los que estuvimos te agradecemos la oportunidad que nos diste. Ya aprendimos y hoy decidimos seguir solos».
Ahora si, adiós. Si lo hago masivo se los comento, por lo pronto fue sólo una reflexión. Como siempre todo seguirá su curso, incluso aunque la mayoría no esté de acuerdo.

Franco Ballabriga. Fórmula Ovación. Diario UNO