Titulares

“Las cosas negativas pasan por algo”

Julián Santero analizó su presente. Su ausencia del Turismo Carretera le duele, pero confía en volver pronto

imagen

Desde el 2008 su carrera no ha parado de cosechar elogios, los cuales han llegado a raíz de sus estupendas actuaciones en las distintas categorías. El paso del tiempo lo hizo ir ganando posicionamiento en el automovilismo argentino a Julián Santero, hasta convertirse en uno de los pilotos más convocantes del momento.

Pero obviamente no todas fueron positivas, porque en el transcurso de estos once años debió superar obstáculos que no fueron nada fácil. Incluso hoy atraviesa uno de ellos y es el no poder correr en el Turismo Carretera por falta de presupuesto.

 

 

“Yo soy un agradecido del automovilismo y siempre trato de ver el vaso lleno, aunque si tengo que mencionar algunos son cuando me bajaron del Súper TC 2000 en el 2014, cuando debí bajarme del Turismo Nacional en 2016 y cuando me mandaron a correr en el TC Mouras en el 2015, cuando todo indicaba que estaba para correr en el TC Pista”, manifestó Julián, a lo que agregó: “Pero de todos salí fortalecido y pude dejarlos atrás. De hecho volví al súper y al TN con grandes equipos que me hacen protagonistas y en las categorías de la ACTC logré campeonatos y muchas victorias, incluso en el TC. Por lo cual hoy no poder estar en la máxima categoría me duele, pero estoy convencido que las cosas negativas pasan por algo y en un futuro cercano estaré nuevamente y peleando con los mejores”.

julian santero

Julián Santero junto a Juan María Traverso.

 

“No puedo negar que me encantaría estar en cada fecha de TC, sobre todo porque la gente me pregunta en todo momento cuando vuelvo. Es increíble lo que genera esa categoría en ese sentido”, reflexionó el mendocino.
Santero dejó su provincia, su familia y sus amigos para instalarse en Capital Federal, lo cual significó un cambio rotundo no solo en su carrera deportiva, sino también en su vida.

“Me fui muy joven y lo hice principalmente por mi futuro dentro del automovilismo. Y obviamente fue acertado, porque hoy desligué completamente a mis padres y me manejo completamente solo. Estar en Buenos aires me permitió conocer mucha gente importante, con la cual pude avanzar desde muchos puntos, pero lo más importante fue que me abrió mucho la cabeza. En Mendoza vivía con mis padres y puntualmente mi mamá me hacía absolutamente todo, en cambio viviendo solo aprendí a la fuerza a tener responsabilidades del día como cocinar, por ejemplo. Dejé de ser simplemente un deportista y eso me llena de satisfacción personal. Hoy por hoy no me veo volviendo a Mendoza, pero creo que dentro de 15 o 20 años cuando decida retirarme del automovilismo sí lo haré, porque es una ciudad ideal para vivir. Y ojalá sea junto a mi familia, porque si bien hoy no está en los planes, por supuesto que proyecto establecerme y formar un hogar”, reconoció.

Como el de cualquier otro, el futuro es incierto, pero Santero se imagina ligado al automovilismo, el cual además de ser su trabajo, es su gran pasión: “Como director deportivo, o asesor de algún equipo. No se desde qué lugar, pero me veo ligado siempre a este deporte, porque es lo que mejor se hacer”.

Santero en tres frases

Sobre su regreso al Turismo Carretera: “Sigo trabajando para volver, pero hoy es muy difícil. Mis sponsors están en un impasse. Trataré de hacer alguna fecha en la temporada”.

Acerca del Súper TC 2000: “El equipo Toyota exige responsabilidad y me encanta correr para ellos. Tengo plena confianza en redondear un gran año en una categoría renovada”.

En relación al Turismo Nacional: “El año no arrancó bien pero con el GC Competición lucharemos por el título. Estoy feliz de compartir equipo con Peluche (Cáceres)”.