octubre 26, 2014

MENDOZAPISTA

Automovilismo en MENDOZA

Maldito embrague

Julián Santero tuvo un buen paso por el Circuito Internacional de Termas de Río Hondo para la décima fecha del Campeonato Argentino de Súper TC2000, donde este domingo fue protagonista destacado en la serie y en la final, en la que luego de mantenerse en los puestos de punta un problema en el embrague lo relegó en el clasificador, debiendo escalar posiciones hasta llegar decimocuarto pero con un buen sabor de boca tras un gran fin de semana.

La jornada dominical comenzó con la disputa de las series, donde Santero participó de la segunda de ellas partiendo desde el segundo cajón de la grilla y merced a una muy buena largada supo ponerse al tope del clasificador para liderar la prueba con un ritmo demoledor.

Nadie podía con el andar del mendocino y parecía encaminarse a su primera victoria parcial, hasta que en el último giro debió privilegiar el resultado en pos del juego de equipo, dejándose superar por su compañero Girolami para que éste se afianzara en la cima del campeonato, cruzando la línea de sentencia en el segundo puesto.

Con ese resultado y a sabiendas de que su Peugeot 408 oficial del Peugeot LoJack Team se mostraba realmente superior, Santero encaró la final con gomas blandas según la elección conjunta con sus ingenieros cuando la temperatura de la pista ya superaba los 60 grados centígrados y en aumento por el tránsito de los autos.

La estrategia era parar en la vuelta seis, pero el ingreso del Auto de Seguridad postergó el ingreso dos giros más con Julián en tercer puesto y con chances de, con el caucho fresco, ir por el primer triunfo en el Súper TC2000.

Pero un problema en el embrague cambió las caras de todos. Porque lo que debería durar segundos se demoró algunos minutos, logrando solucionarse para que Santero vuelva a la pista en el vigésimo lugar debiendo remontar luego hasta el decimocuarto puesto en que lo encontró el flamear de la bandera a cuadros sumando en total seis nuevas unidades para su cosecha personal totalizando 96,5 unidades.

Julian Santero: “El resultado global del fin de semana no es malo. Nos queda lógicamente la amargura de la final, porque se que estábamos para el podio mínimamente ya que el andar del auto era soberbio. Pero así son estas carreras, podes hacer las cosas de manera excelente pero un problema en boxes y perdés todo. De todas manera estoy contento porque tuve mi mejor clasificación y demostré que podría haber ganado la serie, pero estoy dentro de un equipo y soy un piloto profesional por lo que no dudé en cederle mi puesto a Girolami para ayudarlo en la lucha por el título. La estrategia elegida para la final fue perfecta, y de no haber sucedido el problema en el embrague ahora la historia sería otra. Luego volví y por fortuna pude sumar algunos puntos que nos vienen bien para el campeonato. ”

5 comentarios en «Maldito embrague»

  1. Pingback: Ron
  2. Pingback: roberto
  3. Pingback: elmer
  4. Pingback: Edward
  5. Pingback: Shaun

Los comentarios están cerrados.