marzo 31, 2020

MENDOZAPISTA

Automovilismo en MENDOZA

Orly Terranova: «En el Dakar todos los días es una carrera diferente»

Desde Mendoza, el campeón mundial de la Copa FIA de Bajas de Cross Country 2019 dialogó con Carlos A. Legnani (h) por el canal de Campeones en Instagram, refiriéndose sobre sus participaciones en el Dakar y sus actividades empresariales como promotor de los GP de Argentina de MotoGP y Superbike. Por: Campeones

Ampliar1000COMPARTILO POR MAILTU NOMBREEMAIL DEL DESTINATARIOMENSAJEENVIAR

En una atractiva charla, Carlos A. Legnani (h) y Orly Terranova hablaron de temas destacados sobre su actividad deportiva como piloto y empresario promotor, a través del canal de Campeones por Instagram, y contando sobre sus inicios en las motos de Enduro junto a los hermanos Eduardo y Guillermo Pulenta, con quien entabló una amistad.

También se refirió sobre sus primeras experiencias en el exterior, cuando viajó a Finlandia en 1996, a competir en los «6 Días de Enduro» y luego su radicación en Italia, durante un año, haciendo el campeonato. «Tuve que rendir 5º año libre, porque mi padre me puso esa condición para viajar«, contó.  Unos años más tarde tuvo uno de los momentos dramáticos al accidentarse en mayo de 2001, sufriendo una fractura expuesta que lo retiró por un tiempo.

Al volver a competir, sus objetivos ya estaban en disputar competencias más exigentes, y pretende en 2003 correr en el Dakar. «Cuando voy a inscribirme me entero que se había cerrado un año antes«, confiesa Terranova, quien a partir de allí se enfoca en conseguir un lugar entre los participantes, preparándose con varios sudamericanos, entre ellos Carlos De Gavardo y José «Chaleco» López, junto a Pablo Levalle. 

«Siempre me gustó el Dakar, lo seguía por revistas que llegaban acá siete meses después«, sostuvo sobre la carrera que en la actualidad lo tiene como protagonista. En 2005 fue su primera experiencia. «Fuimos a correr el Barcelona – Dakar en 2005 pero fue duro, porque no teníamos la preparación óptima«, recuerda el mendocino. 

Al repasar sus cómo afrontaba esas participaciones en territorio africano, señala: «El primer día hicimos un tramo de Barcelona a Granada fueron 1000 km de ruta, con 3ºC bajo cero. Paré en una estación de servicio y la moto no arrancaba. Después se detectó que la batería había explotado. En Málaga subimos al ferry hasta Tanger, y después había un enlace a Rabat (capital de Marruecos), y otra vez la moto se para y con una bengala y Levalle me ve y lleva de tiro al campamento. KTM descubre que las baterías tenían fallas de fábrica, y las 70 motos que habían vendido no tenían repuestos, y debían buscarla en Europa con un avión privado«.

Otra de las dificultades que superó fue en 2007. «Fue en la tremenda etapa de Atar a Tichit,  un camino de 660 km de arena. Llegué entre los 16 primeros, con las últimas luces del Sol. Los encaré muy mal preparado y entrenado, por desconocimiento. Fue una locura, pero para los que nos gustan el rally raid es fantástico. Si lo mirás en el tiempo, hoy no lo haría«, recordó. «Yo era más chico, y quizás no tenía la fortaleza mental que el Dakar te exige. Pero fue una gran experiencia», ratificó.

En 2007 volvió a correr en motos en Lisboa – Dakar, pero la sensación era diferente. «Ya estaba cansado y la motivación agotada de competir en motos durante 15 años. Empece a ver que la moto era muy peligrosa, y el riesgo era muy grande«, confía, y a partir de ello al retornar a Argentina comenzó su campaña con los 4×4 y pudo debutar en la Patagonia – Atacama de 2008 con un X3 del equipo X-Raid, con el cual tomó contacto por Internet.

«Un día llegó una caja grande en la puerta de la empresa, y adentro de esa caja estaba el auto, que lo habían mandado por avión. Corrí con el australiano Lee Palmer de navegante, quien tenía experiencia en Volkswagen. En el segundo día volqué y anduve sin parabrisas, y al llegar a en el segundo lugar a Iquique, detrás de Luc AlphanAllí me dice Sven Quandt: ‘Tenés talento para trabajar y este es un camino que depende de vos«, apuntala Terranova sobre su primera experiencia en autos.

Desde las ediciones sudamericanas del Dakar, entre 2009 y 2019, fue una de los representantes argentinos que estuvo en los primeros lugares, ganando etapas con diferentes marcas. «Uno va aprendiendo y haciendo camino. Soy una persona a la que la motivación le dura mucho«, explica sobre su experiencia en la competencia más dura del planeta.

Al comparar las ediciones del Dakar en Africa, Sudamérica y Arabia Saudita, Terranova dio su visión de cada terreno. «Fue mutando y evolucionando. Hoy es una carrera que es más sprint que regularidad.  Cuenta con grandes autos, con mucho desarrollo y profesionalismo. La organización le buscó el lado comercial», repasa. 

«En Sudamérica hubo carreras duras y otras aburridas y tediosas. En Arabia encontró el equilibrio con el desierto. Pero los tramos de 500 km hacen que se vaya extremadamente rápido», destaca sobre los terrenos de las ediciones en el Cono Sur y la nueva experiencia árabe.

Correr el Dakar es una única y exige al máximo la fortaleza tanto física como mental para cumplir con cada jornada.  «Resistir 14 días con ese stress es complejo, porque cada día es una carrera nueva. Es una gran aventura. Durante esos días no hay otra preocupación más importante que esta carrera, que empieza cuando vas a ver al primer sponsor. Pasa a ser un estilo de vida», resalta Terranova.

«Este fue el mejor que corrí. Venía con la confianza de haber salido campeón, buscando consolidar los últimos seis meses para correr en el Dakar«, evaluó el último campeón mundial de la Copa FIA de Bajas de Cross Country, sobre la competencia en Arabia Saudita, destacando cómo fue el desarrollo de la prueba: «La primera semana fue magnífica; la segunda tuvo una complicación de rutas. Fue un Dakar que había que hacer un ‘reset’ de la cabeza, y creo que todos los argentinos fuimos encontrando el nivel y entrando en ritmo«.