agosto 27, 2013

MENDOZAPISTA

Automovilismo en MENDOZA

Peluche de felicidad

caceres.premio

Tras su histórico triunfo en el TC2000, Emmanuel Cáceres compartió su gran alegría. Del apoyo familiar cuando pensó en dejar hasta estos días de pura celebración

Franco Martín Ballabriga
ballabriga.franco@diariouno.net.ar

“Estoy cayendo de a poco, ya miré la carrera y ahora estoy entiendiendo algo”, con la sencillez que lo caracteriza Emmanuel Cáceres comienza de esa manera a relatarnos lo que será un fin de semana inolvidable en su vida. Parecen haber pasado las malas y el triunfo en el TC2000 así lo confirma.
“Pasé por Río Cuarto a visitar a mis abuelos y hoy llegué a San Martín y ahí estaba mi mamá, mis vecinos esperándome para felicitarme. No me doy cuenta de lo que logré. Es lo que siempre soñé correr y ganar en el TC2000”, agregó sin ocultar la emoción, la misma que lo invadió en lo más alto del podio rosarino.
“Se dio en un momento justo porque venía muy complicado. Por eso la emoción una vez que me bajé del auto. Además fue increíble como se dio, porque la verdad que yo fui a probar el auto, pero nunca me imaginé esto. Lo que había hecho en los entrenamientos o haber quedado sexto en la clasificación a 3/10 era demasiado, ya estaba muy conforme”, agrega el sanmartiniano.
Pero lejos de quedarse cn toidos los laureles, Emmanuel reconoce a quien fue vital a la hora de lograr la victoria: “Yo se perfectamente que haber podido ganar fue en gran parte gracias a Oscar Fineschi que me dejó el auto en el primer lugar de largada. Si el Fino no ganaba el Súper 16 yo no creo que hoy estuviese festejando la victoria, tal vez peleaba el podio, pero no más que eso”.
“Mi viejo lloraba desconsolado cuando ganó Fineschi y yo buscaba evitarlo porque no quería cargarme de presión. No tengo dudas que en esta carrera sentí la mayor presión desde que corro en autos. Estaba nervioso porque me sentía en la obligación de aprovechar la oportunidad que me estaban dando y por suerte pudo hacerlo bien. Siempre estuve muy concentrado y para mi fue una carrera tranquila, que la pude manejar muy bien”, añadió.
“No me avisaron nunca que entraba en la última vuelta y cuando pareció la bandera a cuadros me sorprendí y ahí sí que se me pasaron mil imágenes por la cabeza”, puntualizó, a lo que agregó: “Por eso estoy seguro que me saqué un peso muy grande de encima, no tengo dudas que de ahora en adelante correré mucho más aliviado porque ya demostré que puedo estar adelante”.
A la hora de hablar de su pasado inmediato, Cáceres se despachó: “Yo no voy a correr por joder, voy porque quiero hacerlo lo más profesionalmente posible, pero la verdad es que no podía seguir en el Litoral, aunque la verdad que me costó mucho separarme. Lo entendieron bien y mantenemos la buena relación”.
“Me da mucha lástima no haber encarado antes proyectos como estos, los que me permitieran pelear adelante. Pero ya está, es tiempo de mirar para adelante y que lo negativo sirva de experiencia para no volver a cometer los mismos errores”, se lamentó el piloto del Peugeot 408.
“Yo estoy seguro que vamos a seguir siendo protagonistas y eso me entusiasma mucho, aunque soy consciente que estar siempre adelante será muy difícil”, agregó.
El hijo de Carlos y Zuli, hermano de Gastón Aldo y Maximiliano y tío de Pía y Aldana recibió muchas muestras de afecto tras la victoria. “En la vuelta de honor Julián (Santero) se me puso al lado y me aceleró el auto. La verdad que se portaron muy bien todos mis colegas porque me demostraron mucho cariño”.
Los ojos de Peluche volvieron a ponerse vidriosos cuando se acordó de los incondicionales: “La familia siempre estuvo presente, fue el gran sostén para que hoy yo siga corriendo y pueda estar festejando una victoria en el TC2000. Varias veces dejé de pensar en correr porque la verdad no estaba seguro si estaba capacitado para esto, pero siempre salí adelante y acá estoy, festejando (risas)”.

El número
8 carreras tiene Cáceres en el TC2000, donde había podido culminar sólo una. Este fue su primer triunfo en la categoría, donde ya habían ganado Llaver y Santero (2).

Así lo viví
Julián Santero

“Me puso muy contento lo que logró Peluche, la verdad que me emocioné por verlo a él y su familia festejando en el podio después de haber pasado por tantos malos momentos. Si hay alguien que se merece estar pasando por esto es él, no tengo duda. Hay que ser muy fuerte para seguir apostando después de que tantas veces se le frustraran las carreras. Es un ejemplo de lucha deportivamente hablando. Lo noté algo nervioso antes de la final y por eso fui a hablarle al box traté de tranquilizarlo. Hizo una carrera perfecta, manejó muy bien y aprovechó el gran auto que tuvo”.