abril 17, 2020

MENDOZAPISTA

Automovilismo en MENDOZA

Repasá la imperdible charla de Orly Terranova con Horacio Pagani

El piloto mendocino Orlando Terranova entrevista, en vivo a través de Instagram, al destacado diseñador argentino de autos Horacio Pagani, constructor de los mejores autos deportivos del mundo.

Nota publicada en:
MDZ Deportes

En plena cuarentena, las entrevistas en vivo a través de Instagram se han convertido en un curioso atractivo de entretenimiento, incluso para los amantes del deporte. Y el piloto mendocino Orly Terranova tomó la posta haciendo de entrevistador ante grandes figuras del automovilismo mundial.

La semana pasada lo hizo con Sven Quandt, el Coyote Villagra y Carlos Sainz, y hoy fue el turno del destacado diseñador Horacio Pagani, el argentino que triunfó fabricando los mejores autos deportivos del mundo, entre ellos el Zonda y el Huayra, los dos modelos que lo catapultaron a la fama mundial.

En una extensa charla de 1 hora, Horacio Pagani dejó infinidad de conceptos atractivos que hemos destacado. Además, podés volver a ver la entrevista completa.  

Pagani Automobili

Somos una pequeña compañía familiar que fabricamos autos, según un concepto que bien nuestro. Tratamos de hacer autos con una identidad, que no son mejores ni peores que otros autos del sector. Estamos en una zona que tiene una historia enorme, 50 años de Ferrari, 100 de Maserati, 50 de Lamborghini, empresas que hicieron bien las cosas y marcaron el camino.
Nosotros en el medio de este grupo de gente tratamos de hacer algo que tiene una identidad, un alma propia.


Hacia dónde va la empresa

Dejando de lado este momento, que es todo un misterio con este virus, con complicaciones a nivel global… La compañía va creciendo con pocos números, no tenemos intención de fabricar mucho, al menos de acá a 2026, no cambiamos nuestro programa de trabajo.
Lo que vamos a hacer y estamos estudiando hace un par de años, presentar en 2024 un auto completamente eléctrico, una de las versiones del C10, nadie nos pidió jamás un auto eléctrico. No quieren saber nada tampoco de autos híbridos, por eso es una aventura lo que estamos haciendo, es un desafío también, grande, partiendo de que ningún cliente te lo pide, pero también es un desafío.
Hacer un auto liviano, como son nuestros coches, eléctrico, no es fácil. Ahora son todos autos que pesan más de dos toneladas. Hacer que pese 1.500 kilos o menos es un gran desafío.


Competiciones

No está en mi ida ni de la compañía, es algo que hice cuando tenía 20 años, nuestro lema es competir contra nosotros mismos, para tratar de superarnos y mejorar. Así como a vos te apasiona correr y la competición, en nuestro caso no es así. Si de repente un cliente compra un auto y hace la inversión para ir a correr, es una cuestión de él, cuando uno se compra un auto tiene el poder de hacer lo que quiere.

Qué hay que tener para trabajar en Pagani

Tiene que tener pasión pero ser muy serio, tiene que pensar en el futuro. No me gustan las personas individualistas, que dicen mucho yo, en nuestra compañía se usa la palabra colega, no se usa la palabra ingeniero. El que barre el piso es un colega y el director general es un colega. Me gusta la gente respetuosa, ingeniosa, no me interesan los genios, me interesa la gente que venga a trabajar todos los días, no me gustan los oportunistas.
La compañía tiene una edad media de 31 años, es una fábrica muy joven, hay gente que está conmigo desde el inicio, gente que llegó conmigo de Lamborghini cuando tenía problemas de desocupación, después de la Guerra del Golfo en el 91, compartimos mucha información.


El proceso de fabricar un auto

Comparto la idea y los chicos tienen una creatividad. Se empieza a dibujar a mano, yo tengo el tablero en mi pieza, arranco ahí. Los chicos trabajan también con las computadoras, después se avanza con los modelos a escala hasta llegar al 1/1.
Se trabaja con resina, con poliuretano de 500 700 kilos de densidad, lo pesamos todo a máquina, pero después los detalles muchos los hacemos a mano.
Después hay un team que sigue toda la electrónica, y así, pero no están separados, están todos en el mismo ambiente así que hay una gran integración. Se consultan continuamente.
Ahora estamos en una fase a punto de prototipo, construyendo físicamente los primeros autos, un proyecto donde ya hay más de 100 personas.
Hay un chico argentino que se llama Franco, un chico joven que vino a trabajar hace tres o cuatro años, muy capaz, y está en la parte de dinámica del vehículo. El camino que está haciendo él en este momento, después de una experimentación en la pista, es la de tratar de crear programas de simulación para poder reproducir todo lo que ocurre en la pista. Tratamos de hacer todo lo posible en simulación antes de poner el auto en la pista, en la calle. Cuando empecé yo no teníamos nada de eso.


El Pagani C10, el sucesor del Huayra

En ningún momento la investigación aerodinámica tenía que arruinar el diseño del auto. Tiene que tener el diseño que nos gusta a nosotros y a la vez ser eficiente dinámicamente. Hoy un Fórmula 1 no es bonito como hace años, pero es eficiente.
Es una lotería, esta es una interpretación analizando el perfil de nuestros clientes. Podría ser que cuando nuestros clientes vean el auto digan «no me gusta», pero hay que tomar decisiones.
El 70 por ciento de nuestros clientes para el C10 nos pidió una caja manual. El 10 o el 15 pidió doble embrague, y el otro pidió el AMT, lo que pasa es que el AMT nuevo que hicimos para este proyecto es rapidísimo, sobre todo porque el nuevo motor, el Pagani V12, la electrónica elevó la velocidad del cambio de marcha.

El cambio a doble embrague es extraordinario, muy rápido, tan perfecto que dejás el auto en automático y dejás que vaya así, funciona igual que si cambiás vos, pero es tan perfecto que no te da emoción.
Otra cosa que nos hizo descartar el doble embrague es el peso, serían 70 kilos más. Ese peso de más ahí atrás hace que el auto sea sobrevirante, sea peligroso.
El auto va a estar siempre limitado a 350km/h, como el Huayra y el Zonda. Incluso es la velocidad máxima que nos sugiere Bosch para su sistema de seguridad. EL auto pesa menos de 1300 kilos, o sea que la emoción te la da el hacer las curvas. Lo interesante es que sea un auto liviano porque las curvas las hacés más rápido.


La dificultad de contar con proveedores argentinos

Lo que ocurre con Argentina es su inestabilidad, la dificultad de definir el precio de una cosa, no es un problema del empresario argentino sino de un sistema inconsistente. Pensá que acá la inflación es cero, hacer el acuerdo con un proveedor es por cinco años. No tenés ni siquiera que encontrarte, se actualiza con un índice público, así que si hay aumentos funcionan a través de eso.
Esto es triste porque inclusive ahora, con esta situación del coronavirus, habrá una tendencia a comprar menos cosas, tal vez, en China.

Me da angustia pensar que un lugar tan rico, con tanta materia gris… Adonde voy encuentro argentinos que ocupan lugares extraordinarios de compañías de primer nivel. El sistema debe ser más sólido, más consistente, y la mayor parte de los argentinos tenemos que estar alineados y saber esperar, de trabajar en grupo, de no pensar que el problema es siempre del gobierno.

Allá por los ’70 Pagani comenzó a estudiar Bellas Artes e Ingeniería en la Universidad de La Plata pero terminó abandonando y regresó a su ciudad natal, Casilda, donde construía casas rodantes. Entre sus primeros diseños estuvo un Fórmula 2 que luego fue utilizado oficialmente por Renault.

Luego conoció a Oreste Berta, su mentor, quien le presentó a Juan Manuel Fangio quien por entonces era presidente de Mercedes Benz en el país. Fangio le escribió varias cartas de recomendación con las cuales viajó a Italia, donde consiguió trabajo en Lamborghini. Comenzó bien de abajo, pero tras un año ya estaba a cargo de las carrocerías y hacía pruebas en fibra de carbono.

En 1991 se quedó sin trabajo, como consecuencia de la Guerra del Golfo, y Fangio lo incentivó a que iniciara su propio emprendimiento. Seis años después presentaría en el Salón de Ginebra el Zonda, uno de los dos autos de producción no fabricados por Mercedes-Benz a los que la marca alemana les dio un motor. ¿El otro? El Pagani Huayra, también creación suya.