abril 17, 2017

MENDOZAPISTA

Automovilismo en MENDOZA

Vivir mejor gracias al automovilismo

Cristian Bertona pesaba 238 kilos y vivía con grandes limitaciones. Pero su pasión por los autos le permitió luchar por su vida. Bajó más de 140 kilos para poder competir y hoy es piloto del TC Cuyano

bertona3bertona

Nota realizada por Franco Ballabriga / UNO

El dato: 144 kilos adelgazó Cristian desde aquel peso máximo hasta hoy. En su momento la báscula mostraba 238 y ahora sólo marca dos dígitos, ya que pesa 94 kilos.

El automovilismo le dio una nueva oportunidad. Pero no sólo en el deporte, sino también en la vida. La historia de Cristian Bertona es como la de mucha gente en este país que sufre obesidad: cruel, dura y en algún momento con pocas chances de inserción en la sociedad.
“Llegué a pesar 238 kilos. Era algo muy grande que me limitaba en un montón de cosas. Pero había algo en mí que me decía que tenía un esfuerzo para recuperarme. Y como a todos en mi familia nos gusta el automovilismo, hablé con varios amigos de Luján para empezar a correr en la Monomarca Fairlane, del Zonal Cuyano”, se sinceró Cristian.
“Después de hablar con gente de FEMAD fui a una carrera y me inscribí. Pero había llegado gente de la CDA y apenas vieron mi caso me dijeron que no podía correr porque había mucho riesgo si tenía algún accidente, ya que se les iba a complicar para sacarme del auto. Pero recuerdo que les insistí tanto que finalmente me dejaron correr esa fecha”, rememoró el lujanino.
Y eso lo incentivó para seguir peleando por su vida y darse el gusto de seguir practicando el deporte que lo apasiona: “Al otro día decidí comenzar un tratamiento y en menos de un año pesaba 114 kilos. Lo hice en una clínica de Córdoba que se llama Diquecito, en donde estuvo internado Maradona cuando tuvo un problema parecido. Con 124 kilos pude correr dos años en la Fairlane e incluso salí subcampeón, pero después la categoría desapareció y estuve inactivo por mucho tiempo. Tuve una recaída en mi enfermedad, no al punto que estaba al principio, pero llegué nuevamente a pesar 190 kilos”, confesó.
“Fueron años muy duros porque te limita no sólo en el deporte sino también en la vida. Comenzás a aislarte de todo porque las circunstancias también te llevan a eso. No podés ir a un restorán porque tiene sillas con barandas, no podía viajar en avión porque no entraba en los asientos, no podía ir a un teatro, no me vestía si no era con ropa deportiva y muchas cosas más que incluso hicieron peligrar mi vida”, relató Cristian, con una gran presencia, sin evadir lo que alguna alguna vez lo traumó.
Y hace poco tiempo tomó una decisión trascendental en su vida: “Hace un año y medio decidí operarme. Me hice el bypass gástrico y acá estoy, con una vida totalmente distinta a la de otros tiempos. Si no lo hacía tenía una expectativa de vida muy corta. Con 44 años peso 94 kilos y mido 1,94m, por lo cual estoy perfecto. De hecho creo que nunca en mi vida pesé menos de 100 kilos, ni siquiera cuando nací (risas)”.
“Siempre digo que el automovilismo me dio una chance más de vivir, porque yo estaba pasando un momento muy malo. Por eso hoy estoy de nuevo aquí, en el TC Cuyano y disfrutando de lo que más me gusta hacer”, finalizó.

bertona1